28.3.06

(Hoy veo sonrientes a todos los uruguayos que se me cruzan.
Sería estupendo vernos siempre así!)


Uno no escoge el país donde nace;
pero ama el país donde ha nacido.
Uno no escoge el tiempo para venir al mundo;
pero debe dejar huella de su tiempo.
Nadie puede evadir su responsabilidad.
Nadie puede taparse los ojos, los oídos,
enmudecer y cortarse las manos.
Todos tenemos un deber de amor que cumplir,
una historia que nacer
una meta que alcanzar.
No escogimos el momento para venir al mundo.
Ahora podemos hacer el mundo
en que nacerá y crecerá
la semilla que trajimos con nosotros.

Gioconda Belli


Mientas leo cada frase siento que las palabras de
la nicaraguense tironean mi oreja izquierda.
Quizás los veo contentos porque se han decidido
a comprometerse más con su tiempo, con el tiempo
de todos; bah, qué digo, si somos tan individualistas.
Quizás el azar quiso que esta mañana ojos hacedores
tubieran el detalle de encontrarme y yo pude reconocerme
en esas ansias de construir, en definitiva, de vivir.

25 comentarios:

Albert de la Hoz dijo...

Sí, todos somos individualistas, no faltaría más. Cuando noy hay ilusión, ni esperanza, ni sueño que hacer realidad, entonces el individualismo aparece con fuerza. Sin embargo, a veces, pocas, por desgracia, se genera un entusiasmo colectivo y el individualismo, este "rey que llevamos dentro" decía mi madre, queda dormino, y es posible luchar por algo con entrega e ilusión y desinterés

Pablo dijo...

Qué bueno...cuando caminás por la calle por acá es más fácil encontrarte un cheque al portador que encontrar a alguien sonriendo...ya ni los chicos sonríen...

alma dijo...

Es la suma de los actos de los hombres la que teje la vida
;)

alma dijo...

Es la suma de los actos de los hombres la que teje la vida
;)

Ernesto dijo...

llego a tu blog por pura casualidad, parece interesante, voy a tratar de leerlo hoy

antoñita la fantástica dijo...

bravo...interesante reflexion en el ultimo parrafo...no olvides que se construye desde lo micro...en el microespacio personal de cada uno reside la verdadera posibilidad de cambio...ya no confio en lo macro (politica).

un megabeso

susana dijo...

Respecto de tu comentario. " Un Lugar en el Mundo " es una de mis peliculas favoritas, no se si la viste, muchas veces siento que el mio se me pierde... envidio que lo tengas.

Un beso dulce Berrie.

Cristalito dijo...

Es tan grato ver a las personas sonreir

Pincel dijo...

Como complicado todo... pero real. A qué venimos al mundo con tantos otros, si al final, uno termina "siendo solo"... hay que vivir y ver todo desde todos los ángulos posibles, sea solución, idea o sueño de vida, no hay fronteras para alma y mente, solo en lo físico...

No se si tiene mucho que ver, pero sí se que tiene mucho de verdadero.

Saludos berrie!

Diego dijo...

a veces verlos sonreir esta en nuestros propios ojos....

Mameri dijo...

podemos hacer el mundo...

no conocìa este escrito y debo confesar que me ha agradado mucho, porque cambiando uno a uno es como se logran las cosas, incluidos los grandes cambios sociales

blueberrie dijo...

Ah, Susana, yo me refería a ese lugarcito personal, privado, donde atesoro las cosas que me gustan; es "mi lugarcito", tan diferente al mundo que me absorbe y se lleva gran parte de mi tiempo. (En cuanto a la película, sí, la vi cuando chica; no se me borra la imágen de aquellos potros corriendo en libertad... me vienen ganas de volver a verla). Besos!

Diego: En un país como Uruguay donde predomina un espíritu hipercrítico, donde siempre se ve el vaso vacío y el color predominante es el gris, no es común ver gente sonreír. Fuera de fronteras me dijeron una vez: "Oye, conocimos un uruguayo simpático,.." porque no es algo común; acá la mayoría lleva la melancolía sellada en la cara.

Pabli: En los últimos años he cruzado el charco sólo a ver algún espectáculo que no se presentaba en Montevideo; desde julio pasado que no ando por ahí. Pero siempre noté a los bonaerenses como más entusiastas. (No hablo de los argentinos en general porque son una nación muy heterogénea) Y, sabés, cada vez que me encuentro con un rosarino le encuentro algo de uruguayo, le noto un aire similar.

Albert: Yo soy terriblemente individualista; de esas personas que no atienden una llamada de un amigo por reservarme algo de tiempo para mí. Porque a veces no me identifico con lo colectivo, no me place formar parte de algo que sencillamente no me gusta, no es afín a mis intereses. Pero llega el momento en el cual tomo consciencia que hay banderas colectivas que tenemos que izar entre todos, empezando por cosas sencillas; ¡¿cómo pretendo un mundo mejor si me desentiendo de todo y de todos y me salvo en mi burbuja?

Cierto, Alma; tenemos lo que nos merecemos, causa-efecto... no lo dudo.

Toñy: Sí, amiga!! Hay que empezar por ahí, por ese microespacio personal, pero con las ventanas abiertas, eh? Fuerte abrazo!

Cristalito: Claro, es motivante siempre que sea una sonrisa entusiasta, espontánea y no impuesta. Cuando las cosas no están bien, prefiero una honesta cara de traste. Saludos.

Abrazos, Pincel! Besos a todos.

blueberrie dijo...

Suena a tremenda responsabilidad pero es así, Mameri; te visito.

ROx dijo...

Que agradable leer lo que has escrito, es como un rayito de luz cuando el dia esta un poco nublado. Un profundo suspiro de alivio, de esperanza es lo que me has inspirado. Siempre escribe cosas asi, por favor.

blueberrie dijo...

Mirá, Rox, es bonito el fragmento de Gioconda Belli, pero lo hermoso es - si conoces más su literatura- la manera como esa mujer supo comprometerse con su gente y su tiempo. Saludos.

kiantei Castor dijo...

Me siento de verdad muy honrada de que me visites.
Tu blog tiene tanta intensidad y potencia humana que a veces pienso que tu escritura y la mía son de dos personalidades diametralmente opuestas, pero no. Y me halaga, me honra y me llena de orgullo.
Me gusta venir para acá, me voy como más valiente, de verdad.

Un besito y mi abrazo

felicienta dijo...

Hola !!

me ha encantado este escrito y me quedaron en mi cabecita loca algunas frases muy ciertas por lo demas : Todos tenemos un deber de amor que cumplir,
una historia que nacer
una meta que alcanzar ........ eso quiero yo alcanzar una meta una meta de felicidad y poder solo disfrutar la vida cada dia.

un abrazo grande !

blueberrie dijo...

Qué generoso comentario, Kiantei! Valentía es lo que me falta a mí; si la tubiera... Muchos cariños.

Todos guardamos ésa meta, Felicienta; pero, estamos tan ocupados -en mi caso, al menos- en lo "importante" que, se nos olvida y dirigimos nuestras energías hacia otras cosas. Besos.

Estrellada dijo...

De primera visita por tu blog, me ha conmovido el texto que compartes. Mucho gusto leerte!

ROx dijo...

De hecho no conocia a Gioconda Belli, este ha sido una gran hallazgo. Ojala que haya algo sobre ella en la red.

Hunter dijo...

Lamentablemente en esta época, en un mundo materialista y consumista, lo que prima es la individualidad. muy poca conciencia social, el comprometerse con los demás no es prioritario. Cada cual vive su mundo que abarca su circulo más íntimo y nada más.
Se llega a extremos que ya hasta el saludo, la sonrisa con el vecino se ha perdido, somos un mundo aparte en que ni el vecino cuenta ya.
Sonreirle a alguien en la calle simplemente es para que te consideren loco, fresco, raro o cualquier cosa, pero nadie pensará que simplemente es un gesto de cordialidad.
Me alegro que nos visitaras. Saludos

blueberrie dijo...

Les recomiendo: www.giocondabelli.com

Enigmática dijo...

Una de mis favoritas, Gioconda Belli.

Uno no escoge el país en que nace pero debe amar la tierra entera...

Solo en la Oscuridad dijo...

Intensas las letras de Gioconda Beli, gracias por compartirlas.

Xabier dijo...

Hola b-berrie, gracias por tus palabras en mi blog. Ahora estoy de visita en el tuyo. Recuerdo una novela de Gioconda Belli, la única que he leído de ella, La mujer Habitada. Ha sido un placer, intentaré poner un enlace a tu blog desde el mío y volvere por aquí de visita. Un abrazo y una sonrisa, para refutar la fama.