7.5.06

Siempre me pregunté dónde estaría la fuerza de las
ideologías (y llamo ideología a toda forma de ideología),
para convencer a la gente de tantas cosas absurdas y
obligarla hasta a dar la vida por ellas. Y nunca había
encontrado respuesta hasta que me di cuenta que esta
clase de preguntas sólo puedo contestarlas mirando hacia
mí mismo.
En algún tiempo yo también profesé algún tipo de esas
colecciones de ideas ajenas, y también yo traté de
imponerlas a los demás. Me miro a mí mismo en aquellos
tiempos y pienso: ¿por qué lo hacía?
Con éste método es muy fácil encontrar una rspuesta: lo
hacía, descubro, porque para poder vivir en el mundo me
parecía más fácil arreglar el mundo que arreglarme a mí
mismo.

Mario Levrero.

29 comentarios:

Mentacalida dijo...

Hay tiempos de inconsciencia en que dejamos que las olas nos arrastren y nos subimos a naves equivocadas sin saber porqué...mas cuando pasa la marea y con ello llega la calma,navegamos el mundo particular,encontrandonos,con la certeza de la equivocacíon y por ende cambiamos el rumbo hacia otro destino.

Un beso para ti!

Menta

protheus dijo...

Sin palabras. El que esté libre de pecado, que lance la primera idea.
Saludos. Muy bueno.

blueberrie dijo...

Extraño esos tiempos de inconsciencia, Menta; qué gusto tenerte por acá. Besos.

Sí, Protheus; después de leer este fragmento de Levrero -muy lúcido, por cierto- comencé a preguntarme: caray, por dónde empiezo?? Abrazo.

ROx dijo...

Como Hitler y su ideologia nazi. Me pregunto si ese hombre hubiera vivido mas tiempo se hubiera dado cuenta de que a quien tenia que arreglar era a si mismo?. Lo dudo.

Elisa_Day dijo...

hola!!!

oye, esa última frase me dejó helada, "es más facil arreglar el mundo que arreglarme a mí mismo", wow! yo ahora me estoy tratando de ajustar a mi nueva etapa, viste que soy ex-torpecita?

un abracito cariñoso

blueberrie dijo...

En QUÉ tema ingresamos, Rox! Hace varios años pasé toda una temporada de verano en una colonia alemana en el exterior y conocí muchas personas que habían participado en la Segunda Guerra Mundial...; conocí hasta una religiosa que había tomado una metralleta en sus manos para disparar "al enemigo" -al ejército aliado-. Me contaron cómo era la realidad social de la época anterior a la guerra y pude comprender -NO JUSTIFICAR- el odio y el resentimiento de un importante porcentaje de alemanes de esa época contra los yidish... Todo tiene un por qué, querida amiga; hay que aprender las lecciones de la historia. Hoy día, hay gente de la colectividad judía que en sus empresas exprime al máximo el tiempo y las energías de su personal... deberían refrescar su memoria colectiva; si cometemos los mismos errores del pasado las consecuencias previsiblemente podrán repetirse.
Tengo buenos amigos dentro de la colectividad pero el tema del abuso laboral en Uruguay casi SIEMPRE se vincula con judíos recurrentemente. Fuerte abrazo, Rox!

blueberrie dijo...

Novedad!! Te visito, Ex-TORPECITA!!
(bueno sería que yo pudiera decir lo mismo!) Besos.

EXPLORACIONES.......... dijo...

" me
parecía más fácil arreglar el mundo que arreglarme a mí
mismo" .Ese razonamiento habla de una persona que da pasos agigantados a la madures.


Te felicito

gabriel dijo...

Muy bueno lo de Levrero, gracias por compartirlo.
Seré curioso.. dónde lo leíste?
saludos

xixe dijo...

Si de algo estoy seguro es que no existen las verdades absolutas. Saludos.

Peggy Bonilla dijo...

Ademas de todo eso, resulta estimulante ver hacia nuestro interior. Aprendemos...

Abrazos calurosos

SOLCLARO dijo...

Es bueno mirar otros mundos diferentes y de vez cuando resolver los otros mundos. Dicen que uno aprende observando en cabeza ajena. . ¿Podría aplicarse?

saluditos y abrazos

alma

Lady Blue dijo...

El aferramiento enfático y casi fanático de algunos a una cierta ideología es la señal evidente de su propia inseguridad. Hay un afán por llevar insignias, camisetas con letreros distintivos, llamativos... Lamentablemente el seguir ciegamente esas ideologías nos limita. Pensemos... si las etiquetas no llevaran consigo la intransigencia, la falta de comprensión, la estrechez de pensamiento y el fanatismo no serían tan importantes. El aferrarse a una ideología esclavizándose a ella, por muy buena que sea, puede impedir el desarrollo de la conciencia. Por eso tú ideología será mejor cuanto más tuya sea, cuanto más brote de tí misma. Reflexionemos: ¿cuántas ideas tienes que son verdaderamente tuyas y cuántas tienes sólo porque te las han dado o impuesto?
Saludos!

Cristalito dijo...

de verdad q tiene mucha razón, bastantes veces estamos listisimos puestos y dispuestos para tratar de cambiar todo lo q nos rodea, sin darnos cuenta q muchas veces el problema está en nosotros mismos ^^ salu2

Matego dijo...

Es curioso como parecemos tener siempre la perfecta solución para que otros enderecen el camino y, sin embargo, somos unos inútiles cuando se trata de encontrar la solución a los problemas que aquejan nuestra existencia. ¡Que ironía! De alguna manera pensamos que nuestra vida es mejor que la suya y, por lo tanto, deben seguir nuestro ejemplo. No importa cuan contentos los veamos, porque mientras no se ciñan a nuestras “reglas” nunca seremos capaces de dar crédito de que el camino en el que se encuentran también tiene corazón...

Un abrazo.

Julio César dijo...

Caray, me dejaste pensando seriamente... cosa rara

Enigmática dijo...

Con el paso de los años de tanta ideologia suelta adquirimos la propia.

Redacción E. B. dijo...

Eso de que "parecía más fácil arreglar el mundo que arreglarme a mí mismo" me suena a persona conocida. A mí mismo. Debo aclarar eso sí que mi vida no gira en torno a ninguna ideología, más bien, como dijo "enigmática", creo que adquirí mi propia ideología y al hacerlo vi que desde ese momento, el mundo no era tan irremediablemente malo. Podía ser bueno, pero debía trabajar para eso. Y aún estoy trabajando.

Leo Scorpio dijo...

Buennnn post!!!! Ya sé en qué pensaré en la madrugada cuando llegue a visitarme mi amigo que últimamente ha pasado por casa muy seguido: el insomnio...

Gracias x pasar... y por la invitación, prometo tomarla en cuenta ; )

Beso

L.S.

Albert de la Hoz dijo...

pues mira, en el fondo, es aisí de fácil. Cuando se besa no se piensa, simplemente se acercan los ojos a la persona y luego los labios. Participar en una manifestación formando parte de una determinada ideología, también se hace sin pensar, a veces, pero también hay algo que lo piede el cuerpo, que es la injusticia. No quita esto que con el paso del tiempo uno descubra nuevas injusticias, pero también con el paso de tiempo aquel beso tampoco sale con la misma emoción. Todo cambia, todo es movimiento.

Pablo dijo...

Personalmente no creo que sean una colección de ideas ajenas.

Lety dijo...

Es que reconocer las propias limitaciones y errores, requiere de la máxima sabiduría.
Sólo quien está en el verdadero camino, conoce el fruto de esta toma de conciencia.

Te dejo mi saludo afectuoso BlueBerrie

Mameri dijo...

me has dejado pensando...

paul en el zenit dijo...

las ideologias creo en todas sus facetas
son contraproducentes
pr lo menos para esa minoria que no las valida ni legitima
ahora el hacernos mas verdaderos y mas legitimos no pasa por la ideologia sino por nuestro propios miedos
saludos
paul

Murcia dijo...

eso...mmm...eso es inteligente.

matiasfontecilla dijo...

Muy cierto... sólo que los cambios exteriores parecen tanto más fáciles que los internos... y se está tan equivocado...

Saludos intrusos.

ROx dijo...

Blueberrie, lei tu respuesta a mi comentario. De hecho nunca he entendido la discriminacion que hacen los judios (los mas perseguidos y discriminados de la historia) a los no judios. Sin embargo se que Hitler mato demasiada gente, al margen de que fueran judios o no. Sobre aquello de los "yidies" no se mucho, pero me interesaria averiguar un poco mas. Sin embargo nada justifica tantas muertes, y yo se que tu estas de acuerdo conmigo en esto. Por otro lado, no he tenido la oportunidad de conocer judios tan mezquinos como los que describes, por el contrario, tengo un buen concepto cercano de algunos de ellos. Un abrazo.

blueberrie dijo...

No sé qué significado le asignas al término mezquino, yo no lo utilicé, Rox. Lo que es evidente en gente de esa colectividad es su disposición a obtener el máximo de beneficios no solo de seres humanos que dependen de ellos en el ámbito laboral, sino también en las relaciones en general. Pese a ello tengo amigos de la colectividad a los que aprecio, quizás yo pueda serles de utilidad a ellos en algo y por eso me frecuentan... no sé; yo los valoro como individuos, los respeto y acepto porque me hacen sentir bien. No frecuento a ciertas personas por el beneficio que determinado contacto me pueda aportar...

Gabriel: Lo extraje de Irrupciones, libro que recopila columnas publicadas en la revista Posdata.

Me gustaron mucho todos los comentarios; el finde los visito, besos.

questiongirl dijo...

el miedo obliga a los individuos a controlar las situaciones, otros individos y otras situaciones para oder sentir un poco de control de sus proios temores...
aunque...a veces el sindrome de peter pan del no querer responsabilizarse por las riendas de la vida, pone mas accesible la felicidad X-D