3.11.06

Es él mismo en sus libros, en su lenguaje, su tema
y su identidad inconfundible: un personaje más
complejo, interesante y simpático que sus criaturas
de ficción. Su voz pequeña pero precisa, contenida
pero impregnada de pasión.
Reacio a mostrarse en público, él está ahí, en sus
versos y en su prosa, con el clásico bajo perfil
montevideano: Mario Benedetti (86 años) pertenece
al movimiento cultural del ´45, integrado por activistas
de izquierda que recogían la consigna realista como
una búsqueda de la autenticidad.
Interesados en investigar la realidad objetiva, no se
sentían atraídos por "los cisnes literarios, las
idílicas gacelas y las metáforas lorquianas". Atento
al comportamiento de la gente, describió con saña los
hábitos, las creencias, la mezquindad y la hipocrecía
de su entorno social.
Sus Poemas de la oficina (1956) son asordinados,
antipoéticos, a la manera del chileno Nicanor Parra.
Reaccionando contra la cursilería, impuso un
neorrealismo austero, incisivo, de entraña amarga y
dura. En sus poemas asume con humor sutil y depurado
lirismo un alegato contra la oficina:

... ... ... ... ... ... ...

en fin, para decirlo de una vez por todas,
aquella esperanza que cabía en un dedal
evidentemente no cabe en este sobre
con sucios papeles de tantas manos sucias
que me pagan, es lógico, en cada veintinueve
por tener los libros rubricados al día
y dejar que la vida transcurra,
gotee simplemente
como un aceite rancio
... ... ... ... ... ... ...

esta mano crispada en el apuro
porque se viene el plazo
y no hay tu tía
que suma cifras de otros
cheques de otros
que verdaderamente pertenece a otros
yo digo ¿no?
esta mano
¿qué carajo
tiene que ver conmigo?
... ... ... ... ... ...

Quien me iba a decir que el destino era esto.
Ver la lluvia a través de letras invertidas,
un paredón con manchas que parecen prohombres,
el techo de los ómnibus brillantes como peces
y esa melancolía que impregna las bocinas.

Aquí no hay cielo,
aquí no hay horizonte.

Hay una mesa grande para todos los brazos
y una silla que gira cuando quiero escaparme.

Otro día se acaba y el destino era esto
.... ... ... ... ... ... ...

Pero ahora que está solo
ahora que no ven Ellos
desahóguese
grite
discuta
diga mierda
de golpes en la mesa
vuélvase insoportable
por favor
diga no
diga no muchas veces
hasta quedarse ronco.

No cuesta nada
jefe
haga la prueba.
... ... ... ... ... ...

10 comentarios:

Armando Ortiz Valencia dijo...

Hola Viv
¿tiene alguna intención postear los poemas de Benedetti o son mera coincidencia con los días aciagos en que estamos?
Buen post. A veces no sé que decirte y decido esperar a hurtadillas mientras te leen los otros y mientras acuden a mi cabeza los mareos de costumbre pensando en como será tu atmósfera. Eres un enigma, un bello enigma que mantiene encendida la flama de la poesía materializada en cada letra que nos obsequías aquí.
La celebración a la muerte es algo de mucha tradición en México, aunque es una tradición respetuosa y solemne.
Gracias por persistir.

Saludos

Mameri dijo...

no siempre es fácil decir no

manuel dijo...

El humor es lo más dificil de aquilatar en un escrito, parece tán facil....

Buen fin de semana

boris dijo...

vi, Bendetti, un maestro, a ver si te lo encuentras en las calles de Montevideo para que te firme un autografo y lo guardes para siempre
saludos, boris

Ernesto dijo...

La muerte y otras sorpresas me gustó mcho y siempre estaré en desacuerdo con aquel verso que dice :
Tu boca no se equivoca

Todas las bocas se equivocan , es más una boca es boca porque se equivoca.

Ernesto dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Salón de sol dijo...

Espero que no me digas "no" porque me gustaría que aceptaras la invitación que te he dejado en mi blog.
Besos.

cheguevara dijo...

Benedetti,uno de los más grandes.
slds
CHE

almena dijo...

No tenerle miedo, probar a decir No.

Cómo me gusta Benedetti.!

Un beso

alma dijo...

"Pero ahora que está solo
ahora que no ven Ellos
desahóguese
grite
discuta
diga mierda
de golpes en la mesa
vuélvase insoportable
por favor
diga no
diga no muchas veces
hasta quedarse ronco.

No cuesta nada
jefe
haga la prueba."


Terapia que sana...eso segurito!!