22.2.07

Mapa del tiempo
Hace unos cuatro mil quinientos millones de años, año más, año menos, una estrella enana escupió un planeta, que actualmente responde al nombre de tierra.
Hace unos cuatro mil doscientos millones de años, la primera célula bebió el caldo del mar, y le gustó, y se duplicó para tener a quien convidar el trago.
Hace unos cuatro millones y pico de años, la mujer y el hombre, casi monos todavía, se alzaron sobre sus patas y se abrazaron, y por primera vez tuvieron la alegría y el pánico de verse, cara a cara, mientras estaban en eso.
Hace unos cuatroscientos cincuenta mil años, la mujer y el hombre frotaron dos piedras y encendieron el primer fuego, que los ayudó a pelear contra el miedo y el frío.
Hace unos trescientos mil años, la mujer y el hombre se dijeron la primeras palabras, y creyeron que podían entenderse.
Y en eso estamos, todavía: queriendo ser dos, (...) buscando palabras.
de Bocas del tiempo, Eduardo Galeano.

16 comentarios:

almena dijo...

Galeano único.
Y genial.

Un abrazo

manuel dijo...

¡Y lo que nos falta!
Pero en fin algunos lo intentamos.

Un beso ocupado y sin poder concentrarme

boris dijo...

hola, lo importante es que juntos salieron adelante, conversando, compartiendo
pd: gracias por recordarme de esa historia de los hermanos

Morocco dijo...

Simplemente bello. Es un grande ese Galeano.

Lety dijo...

Y parece que fue ayer, y parece que seguirá mañana.

Excelente texto de Galeano, excelente amiga la que nos lo regala

Besos encantadora Blueberrie

Nostromo dijo...

Ahora lo entiendo. ¡¡Con razón nunca he entendido a mi mujer!!

cheguevara dijo...

Galeano
Master
abrazo
CHE

Ernesto dijo...

No , pues yo me derroto , si alguún día llego a encontrar las palabras adecuadas para entenderme con una mujer será por verdadero milagro.

compania y skarabeu14.06.3114-22.11.15487 dijo...

Este mundo necesita mas Eduardos Galeano!

Lady Blue dijo...

Y algún día ¿encontraremos aquellas palabras que nos permitan entendernos a la perfección? uhm... Quizás sería demasiado aburrido.
Cariños.

Mariluz Barrera González dijo...

Creo que el verdadero problema no son las palabras, si no que realmente no "queremos ser dos", queremos ser "uno" haciendo que desaparezca lo esencial de cada uno. Lo perfecto es ser dos, cada uno con sus palabras y recibirlas con amor y disponibilidad.

Hermoso Blog.
Un beso desde Campeche, México, ciudad amurallada.

Peggy Bonilla dijo...

ja, ja, ja, pero que divertido resulta buscarse...sobre todo, que hay que explorarse en el cuerpo, hasta reconocerse...

Un abrazo querida blueberrie

Esther dijo...

¡Qué gran texto,Blueberrie!

Creo que el hombre y la mujer nunca se podrán llegar a entender, porque son dos especies realmente distintas, dos polos opuestos pero, dicen que los polos opuestos se atraen ¿Verdad? He ahí la fuente de la química.

He vuelto, Blueberrie, sólo fue un mal día que tuve.

Un saludito.

Teresita dijo...

Galeano es lo más. Un orgullo ser su compatriota.

DaliaNegra dijo...

Muy bueno.
Un abrazo,inquieta Blueberrie:)*

ROx dijo...

NO lo había leído antes, pero le encontré sabor a Galeano, no me equivoqué.
Grandioso, no?