4.9.07

"Me gusta la costumbre japonesa de enrollarlo todo y guardarlo en armarios. Pero yo prescindiría hasta de los armarios, porque es una hipocresía...Todo en tu armario debería tener fecha de caducidad al igual que la leche, el pan, las revistas y los periódicos; y una vez superada la fecha de caducidad, deberías tirarlo... es algo menos en qué pensar: te sacas otra carga de la mente." (Andy Warhol)
Nuestra casa, todo lo que hemos puesto en ella, es también memoria. Cada objeto está cargado de algún significado para su propietario, hasta el punto que podemos reconocernos en él. Cada cosa que hemos atesorado es una esquirla de nuestra historia dispersa, habla de nuestra identidad y de nuestro sentido de pertenencia a un lugar geográfico, a una cultura determinada, a una manera de ver y pensar la vida.
Ultimamente me pasa que me desprendo de las cosas con una facilidad que deja perplejos a quienes me ven hacerlo, a tal punto que la mamá de una amiga, al enterarse de ello se preocupó y le dijo que esa es una actitud típica de quienes desean abandonar la vida -entiéndase: suicidarse-... Me preguntan si tengo planeado irme tan lejos que no quiero llevar conmigo incluso cosas que yo misma he creado y deberían tener para mi un significado invalorable...
Nada de eso; simplemente no me interesa acumularlos; ya no siento aquel afán posesivo que en cierto punto me hacía depender de esos objetos y asignarles un valor afectivo que ya no tienen.
Guardaba ciertas cosas sin pretensiones de coleccionista pero atribuyéndoles un sentido que llenaba, se me ocurre, algún punto vacío en mi existencia. Quizá estoy chiflada pero siento que me estoy liberando de algo que no se en realidad qué es y quizá no se trate de algo tangible, material... Debería consultárselo a una psicóloga)

27 comentarios:

Esther dijo...

Sí, es verdad. Vamos llenando nuestra casa de objetos y objetos a los que les damos un sentido...

Yo tengo varios. Pero, los que más amo son mis diarios porque en ellos me reflejo yo misma en el pasado, aquello que fuí. Si me los tiran o los pierdo o algo ¡me muero!

Aunque a veces me he desecho de ropa sin ninguna pena.

También me deshice una vez de un blog que escribía y fue extraño; pensaba antes de hacerlo que si lo hacía me dolería demasiado pero, un día como si tal cosa, lo hice, no sé por qué :S y no sentí nada.

Perdón, pero,tengo que decir que creo que lo que decía la madre de tu amiga es una tontería, hay muchos casos y casos...

Quizás lo único que te pase es que te quieras liberar de ciertas cosas de tu pasado, para centrarte más en tu presente... ...no sé... ...pero, no sé, ni idea.

A mí, también me ha pasado deshacerme de algo que creía que quería mucho y fue raro.

Me gustó mucho lo que escribiste.

Un saludito.

Soco Barrera dijo...

Pienso que todos los seres humanos pasamos por varias etapas durante nuestra existencia, y quizà esta sea una de ellas, puesto que veras, me pasa algo similar de un tiempo aca, antes guardaba bueno hasta el moñito del regalo que me dio fulana, sin embargo.... tras la muerte de mi Papá, se me hizo muy evidente el hecho de que al irnos para siempre, nada nos llevamos....
Desde luego pìenso que hay cosas importantes no se, como un retrato que me gustaria que mis hijos al mirarlo me recordaran como sucede con las cosas de mi Padre que al tocarlas me hacen sentirlo mas cerca, recordarlo no, puesto que lo hago todo el tiempo, pero la presencia de sus objetos....no se hasta siento su aroma....

Me encanto tu escrito. Un beso

Agustina dijo...

Yo creo que eso es parte de la madurez. A veces nos apegamos a recuerdos, a cosas que nos llevan a mundos pasados, a veces tristes, a veces felices, pero llega un momento que fríamente nos deshacemos de ese "algo" y seguimos como si nada. ¿Será que los sentimientos hacia eso han cambiado? No lo sé, pero me ha pasado muchas veces lo que te ha pasado a ti.

Un beso y gracias por visitarme.

Mariluz Barrera González dijo...

El no generar apego con las cosas suele resultar en ocasiones sano para algunas personas pues evita el duelo tan doloroso que provoca la separación... lo terrible no es que suceda con las cosas... sino con las circunstancias y con las personas... cuando los seres humanos no quieren generar apego a las personas y a las situaciones entonces si hablamos de un problema serio... de un miedo terrible al afecto... provocado por circunstancias muy particulares en la historia de cada uno...

Yo considero que el apego excesivo con las cosas materiales es patológico por que habla de todo lo contrario de un miedo terrible a despegarse de algo que sientes te va a doler demasiado... pero no son las cosas lo que realmente tienen significado sino lo que representan... lo triste es que la persona que conserva y amontona todo este tipo de cosas.. cositas y cosotas en casa no se da cuenta de eso... y el no desprenderse a tiempo al final no resulta saludable... todo tiene un tiempo y un ciclo y lo ideal es crear prioridades... NO NOS PODEMOS QUEDAR CON TODO... NI CON TODAS LAS PERSONAS... ES IMPORTANTE PRIORIZAR EN LA VIDA Y ELEGIR LO QUE VERDADERAMENTE TIENE UN VALOR ETERNO...Por que con el pasar del tiempo los recuerdos... se vuelven tan significativos... tal vez ahora que somos jóvenes no lo entendemos pero si le preguntas a una abuelita... por su viejo baúl...tu misma te sorprenderas de toda la vida que guarda en el....

UPS Despues de esta sesión me retiro... obviamente no sin antes dejar mis honorarios... que equivalen a un fuerte abrazo y una dotación de besos....

Cuidate mucho y en verdad te digo... que este es un BELLLISIMO POST...Y A QUEDARNOS SOLO CON AQUELLO QUE REALMENTE VALE LA PENA....

Mallén dijo...

... Las cosas y las casas, y la memoria y la amnesia... y la aprehensión, y la aprensión...
Qué de temas!!!!!!!! esas disyuntivas han sido mi baluarte durante el último año. Más que interesante, que lo hayas abordado aquí.
Cariños!

Julio César dijo...

Me has dado un super consejo sin querer...

Uno muy bueno!

merak dijo...

las casas, d epor si, ya son memoria, los objetos, un adorno que la apuntalan.
besos

Ernesto dijo...

A mí me dicen que parezco ratón por todo lo que quiero consevar , claro todo tiene un límite y la falta de espacio me obliga a veces a tirar mucho de lo que he acumulado , pero es el cierre de un ciclo , pues después vuelvo a cumular. La verdad es que no creo que tirar cosas tenga que ver con rumiación suicida , al contrario , quein realmente quiere suicidarse no se detien en revisar armarios ni nada.

amandine dijo...

si supieras cuantas cosas tiré a la basura este verano haciendo una mudanza de sueños....

y sin embargo

no me quedé vacía

y sí con la sensación de alivio al saber que me quedan cajones enteros para que cosas nuevas puedan llegar a mi vida...

un beso en una cajita.
un sueño (y gracias por la visita...)

Tesa dijo...

Hola, Blueberrie, dejaste tu huella en mis moreras y la sigo hasta llegar a tu rincón. Y me río porque me reconozco en esa nueva faceta que te da por desprenderte de lo que ya no utilizas, no le des más vueltas, esto siempre ocurre en épocas de cambio. Notas como has superado un tramo de tu vida y necesitas empezar otro ligera de equipaje, creo que es muy buena señal, porque a medida que vas haciéndote más sabia necesitas menos cosas materiales. Es como la rúbrica, es muy elaborada en la adolescencia con muchas vueltas y rayas y se va depurando hasta quedarse en una línea, en un garabato o sólo el nombre, sin más.

Tengo una “terapia” que a mi me funciona, cuando emprendo un cambio en mi vida hago lo que llamo una limpieza salvaje, doy toda la ropa que ya no me pongo, libros, vacío carpetas, me deshago de papeles,de adornos, de muebles, no me da pena y menos si le aprovechan a alguien. Además cambio el corte de pelo y a veces el color y me recargo de energía.

Feliz primavera. Gracias por tu visita.
Un beso.

DaliaNegra dijo...

Preparación para el desapego final,supongo...
Hoy,curiosamente ví un reportaje en el que un viejito se veía obligado a dejar su casa porque los herederos recién estrenados le obligaban, y se tenía que ir a una residencia alejada de aquella en la que estaba su mujer,a la que iba a ver todos los días.
Lloraba ante la perspectiva de la separación forzosa, y pedía que les encontraran un lugar donde estar juntos sus últimos días,pero no lloraba cuando le preguntaban que haría con sus cosas.Decía que no tenía nada y que en esa ocasión agradecía ser pobre.Toda una lección.Tal vez sea bueno poseer pocos objetos¿no?
Un beso*

manuel dijo...

¿Puedo preguntarte donde tiras tus cosas? Quizás valga la pena el viaje… yo soy lo contrario, almaceno cuanta chunche llega a mis manos.
¿Será que solo es un cambio de ciclo?

Saludos guardados de mucho tiempo

Nostromo dijo...

Creo hiciste bien pues hay ocasiones en que guardamos toda clase de tonterias, asi son los recuerdos. Abrazos.

Salondesol dijo...

Será que te sientes tan segura... que no necesitas aferrarte a nada.
Besos.

ROx dijo...

Quizas sea que ya lo tienes todo y que lo material no te interesa. A mi me parece un buen punto, me gustaria tambien llegar hasta el en algun momento; es importante para que no se llene la casa de cachibaches.
Y me gusto mucho la cita de Warhol.

Ginger dijo...

Yo creo que es totalmente saludable, nuestra casa, armarios, habitaciones, se abarrotan de cosas, que mas que recuerdos son momentos de la vida que quisimos aferrar, pero nos tenemos que dar cuenta que hay toda una vida por delante, con nuevas cosas que conocer, y no podemos guardarlas todas, tenemos que aprender el ritual de "dejar ir" me parece impresionante lo que haces en realidad, no cualquiera...te mando muchos besos!

Teresita dijo...

En casa se me complica, a veces por tirar impulsivamente los trastos tuve sendos sermones, de mi marido que todo lo atesora.
Si fuera por mí elegiría un espacio minimalista, sin mucho que ordenar y limpiar.
Si vos tenes la fortuna de elegir desprenderte sin cuestionamientos... ¡adelante!

Trini dijo...

Yo, además de cambiar a menudo los muebles de lugar, de vez en cuando me armo de una bolsa para la basura y ando, cajón por cajón, tirando todo lo inservible que un día guardé. Eso lo hago cada poco tiempo...


Un abrazo

mareaazul dijo...

...gracias por tu visita y tu comentario...
Jajaja, y te felicito...yo soy de las que no tira nada, y todo lo guarda...siempre que me deshago de algo, al cabo de muy poco tiempo me hace falta, jajaja...¿conspiración?...

Daniel O. Requelme dijo...

Interesado después de leer su poema por la fecha de caducidad abrí el espejo y debí cerrarlo inmediatamente. Que buena onda tira su sitio. Me permite que la felicite?

Saludos

Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar

cheguevara dijo...

Creo que desprenderse de las cosas, de los objetos, es una forma de liberarse, de abrirse a cosas nuevas, de olvidar el pasado, en fin, para mi es POSITIVO
TOTALMENTE.
abracio
CHE

Héctor Jorquera dijo...

Ayer leia unos versos que sintonizan con tu escrito y aqui te los dejo: "Pues lo que importa no es la luz que encendemos día a día,
sino la que alguna vez apagamos
para guardar la memoria secreta de la luz.Lo que importa no es la casa de todos los días sino aquella oculta en un recodo de los sueños. Lo que importa no es el carruaje sino sus huellas descubiertas por azar en el barro.
Lo que importa no es la lluvia
sino su recuerdos tras los ventanales del pleno verano." Jorge Teillier. Abrazos desde el Sur

PESCADOR dijo...

tiene sentido el post,
pero lo unico que yo enrollo son los joints, je je, no tengo la disciplina nipona
saludos

almena dijo...

Quizá es porque te has dado cuenta de que lo realmente valioso va siempre contigo. En tu interior.
:)

Besos!

Enzo Antonio dijo...

he aprendido con el tiempo eso de guardar lo estrictamente valioso, y todo lo demás chao. Tiene ventajas como olvidarse de cosas que no tienen importancia y/o no vale la pena el recuerdo, y ¡¡libero espacio!!
Besos amiga.

ÉCLIDES dijo...

Sí tu mirarías lo que significa coleccionar hasta llegar a un absurdo fanatismo ahogarías con sólo mirar.
Hay fenómenos extraños en Alemania como el caso de personas que guardaron tanta cosa que al final cuando despidieron para siempre de la tierra, sus departamentos estaban tan repletos que había peligro de que rompan hasta los cimientos.
Bueno esto para comentar de la vida

Saludos

Cromatica dijo...

Blueberrie, un nombre que denota dulzura y fragilidad, pero se contrapone a tus textos intimistas reflexivos, y confieso que me atrapo tu blog.

Saludos