23.10.07

Reconozco algo mío entre este decorado que me es ajeno.
Aún no me las arreglo para ingresar por una de las ventanas pero era tal mi urgencia en llegar que bien lo habría intentado para que nadie aquí dentro tomase nota de mi presencia.
Refugiarme donde el aire huele a mi perfume evitando cruzar palabra. Lanzar los zapatos y entrar a la ducha con la ropa puesta. Eso habría querido.
No poner música y apenas contentarme con el sonido del agua regando mi cuerpo.

Ya inicié suficientes historias con finales inconclusos.
Omitir las despedidas se me ha hecho costumbre. Quizá, podría ser, probablemente sean mis frases de cabecera.
Siento cargar un peso de siglos encima paseando por sitios diversos sin definir mis verdaderos intereses.
Y es que a veces todo y nada me importan un bledo.
Insisto, de una misma no hay cura.

Este miedo no me paraliza ni me apetece ya lanzar todo por la borda como lo he hecho tantas veces. (Otra de mis costumbres.)
Si tuviera a mano una mínima certeza al menos por hoy la abrazaría.

Bah, seguro mañana cambio mi discurso.
Adelantar la noche es tan simple como bajar la cortina.

26 comentarios:

Julio César dijo...

Bajar la cortina...

No lo había visto así...

manuel dijo...

Será un alma en pena que andas cargando y no te deja descansar, deja que se explaye, se haga grande dentro de ti sin que te termine de dominar y quizás, solo quizás, te dejara descansar a ti.
Al fin ¿Quien no desea otra personalidad sin sentirse culpable? Bajar la cortina a una y dejar aflorar la otra.

Un beso doble

reikiaduo dijo...

Conozco (sin coñas) gente que dejó la carrera tras 5 cursos casi completos (a una sola asignatura) de terminarla

Eso sí que es miedo a cerrar

alma dijo...

...es como dejar los ciclos incompletos. Igual uno da vueltas hasta que los cierra

david santos dijo...

Envía un Mail para la embajada del Brasil en tu País y habla de la injusticia que los tribunales do Brasil están cometiendo con esta niña.
Gracias.
Viva la solidaridad entre los humanos.

Mariluz Barrera González dijo...

Hasta que no se cierra un ciclo... no podemos pasar al que sigue... la pregunta es.... ¿Cuàndo sabremos que es el final? a veces no es tan claro como quisiéramos... así ando yo... ya quiero terminar este ciclo laboral... pero no acaba... me parece interminable... con ganas de bajar la cortina y no volverla a abrir....

Un beso amiga... y adelante.

Ernesto dijo...

No poner música y apenas contentarme con el sonido del agua regando mi cuerpo.

¡oye! Esa es la mejor música.

Adelantar la noche es tan simple como bajar la cortina.
Te refieres al horario de verano ¿verdad?

Armando Ortiz Valencia dijo...

Blu... ¿cómo hago para mandarte un e-mail? ¿el mío? lunademarzo@hotmail.com

Saludos

Mallén dijo...

TREMENDO!!!!!
Andamos con estados anímicos similares parece... En fin, lo bueno es que sabemos que el asunto pasa.
Un beso solidario y optimista pese a todo.

moderato_josef dijo...

Es cierto y coincido contigo. a veces dan ganas de echarlo todo por la borda. Por ejemplo yo ayer amanecía así, con ese pensamiento. Sin embargo hoy de nuevo eh vuelto a cambiar jaja soy inconstante o amo a la vida o la vida me vuelve loco? La verdad ya no lo sé. Sólo sé una cosa, tal vez mañana de nuevo el día esté pálido y feo, como para echarlo todo por la borda, aún así conviene sentarse y esperar un poquito, el tiempo ya cambiará... Un saludo desde españa, Madrid. Por cierto me encanta el teniente Blueberry!

boris dijo...

hola, pasan los días, pero tu debes hacer la suma de los días
un abrazo

pensamiento volador dijo...

me gusto la frase final
y la vida sucks...pero aca estamos
igual lo pasamos bien

DaliaNegra dijo...

A mí me cuesta horrores cerrar ciclos,pero pienso que no cerrarlos es una equivocada manera de cerrarlos.
Ja,es complicado explicarse a veces.Y lo que pienso no es necesariamente lo que hago...
Un beso,chica reflexiva ***

Agustina dijo...

Pucha! no sabes como te entiendo. A mi me gustaría cerrar la ventana, apagar la luz y no saber de nada más, hasta que todo haya pasado y la alegría retome mi alma. Qué vida no? Tanto que cuesta vivirla.

Abrazos querida.

Desde ayer que estaba intentando venir a verte y algo ocurría que no podía... pero ahora, vine no más dejando todo de lado.

cheguevara dijo...

todo pasa+
nada es eterno*
abracio
CHE

Pablo dijo...

... pienso que es bueno vivir pensando que siempre es de noche, aunque la cortina esté arriba o al medio... cuando amanece el día duermes para luego volver a vivir en sueños... abrazos !

almena dijo...

Es cierto, hay días que todo y nada importan lo mismo.
Pero es pasajero. Afortunadamente.
:)
Un abrazo

Trini dijo...

Pues eso, baja la cortina y mañana, cuando los pájaros te despierten, será otro día. Deseo que más feliz que este.

Un abrazo

Esther dijo...

Yo tb tengo alguna historia con finales inclusos.

A veces a mí me viene la tristeza pero, confío en que algún día todo pase. Me gusta creer que Dios existe y que me ayudará. Y siento que existe y que nos ayuda o, al menos quiero sentirlo así.No me gustaría pensar que estamos solos, me gusta pensar que alguien nos puede proteger.

Un saludito.

Esther dijo...

Recuerda que nunca estás sola.

Un saludito.

indianala dijo...

Cuantas sensaciones...me confortaron en tu relato, el contacto con el agua, me llevo al origen de la vida.
Como recuerdo del principio.
Me vi sumergida en esa placentera imagen.
Si soñar es bajar la cortina, es hermoso esperar el amanecer.
Porque jamas sera el mismo.

Abrazo.

indianala.

cheguevara dijo...

buen finde+
abracio*
CHE

Enzo Antonio dijo...

Creo que todos pasamos por lo mismo, hay veces que queremos echar todo por la borda y ¡bajar la cortina!,
por suerte mañana es otro día....
Cariños y besos.

ROx dijo...

Guaaaaaau!, vuelvo despues de tiempo intrigada por saber en que andan mis compañenor blogeros y me encuentro con que tú estás bajando las cortinas y veo que entre las cortinas se filtran rayos de luces multicolores, y mariposas, y flores.

Agustina dijo...

Hola querida vine a ver como estabas. Te dejo un besito y que tengas lindo fin de semana.

Mameri dijo...

dia tras noche, noche tras dia, amanece y anochece y vuelve a amanecer.

por más gris que parezca la noche al día siguiente se abre la cortina y entra la luz (aun cuando no nos provoque levantarnos).